Reservaahora tu viaje

almacenes secretos en Finlandia

Almacenes secretos en Finlandia (HVK)

Hoy día nos enfrentamos ante una de las situaciones más complejas a nivel mundial desde la Segunda Guerra Mundial. Hacemos frente a un nuevo virus llamado COVID-19. Una enfermedad que ha destacado sobre todo por su alto nivel de transmisibilidad, ya que cada caso (aún por actualizar datos oficiales) puede contagiar una media de 2,5 casos distintos.

A día de hoy Finlandia cuenta con más de 4500 infectados. 2500 curados y 190 fallecidos. El primer caso conocido y oficial fue el de una turista china (original de Wuhan, el epicentro de la pandemia) que se encontraba visitando el día 29 de enero la provincia de Ivalo. Fue trasladada rápidamente al Hospital de Rovaniemi donde el día 5 de febrero recibió el alta tras dar negativo durante dos días seguidos.

A partir de esta fecha, la primera ministra más joven del mundo, Saana Marin (34 años), se ha visto obligada a tomar una serie de medidas nunca antes vistas en este país del norte.

Sanna Marin, primera ministra finlandesa

Sanna Marin, primera ministra finlandesa

Tengamos en cuenta que Finlandia y España no pueden compararse a nivel de población. Mientras España cuenta con unos 47 millones de habitantes, Finlandia tiene, a su vez,5 millones y medio (1 millón menos que nuestra capital, Madrid). Por tanto, aunque parezca mentira son bastante incomparables, además de culturalmente, también a nivel estadístico, para mejor en algunos casos y para peor en algunos otros.

Como comentaba, la primera ministra junto con su gobierno se ha visto por primera vez en la necesidad de hacer uso de los famosos almacenes secretos que Finlandia había construido desde la llamada Guerra Fría. Como bien sabéis Finlandia y Rusia comparten frontera y, por ello, y la temeridad que le tienen a su vecino decidieron hace ya más de 50 años almacenar todo tipo de material sanitario, militar y alimenticio en una serie de bunkers o almacenes por si hubiere cualquier tipo de conflicto, crisis o amenaza.

De hecho, Finlandia, también es uno de los 8 países europeos que quedan donde el servicio militar para los hombres es aún obligatorio. Son llamados a los 18 años, aunque pueden retrasarlo unos años más por motivos médicos o académicos. Su duración oscila entre 6-12 meses. En el caso de las mujeres es totalmente voluntario.

Toda la infraestructura de almacenes secretos está compuesta y dirigida por el Centro Nacional de Abastecimiento de Emergencia (NESA. National Emergency Supply Agency’s) fundada oficialmente en el año 1993. Los suministros están dispersos por todo el país y, obviamente, toda la información relacionada con estos almacenes (lugares concretos, contenido exacto…) está totalmente clasificada y es secreto de estado.

Aunque el NESA cuente con mucho material sanitario para su población también busca material en el mercado exterior para poder incrementar las reservas en este tiempo incierto de crisis, lo que no le hace exento de compras millonarias e inadecuadas para su uso a nivel hospitalario. Lo que ha hecho que Tomi Lounema, consejero delegado de NESA, presente su dimisión íntegramente aceptada por el gobierno.

Mascarillas en los almacenes secretos de Finlandia

Mascarillas listas para su uso en los almacenes secretos de Finlandia

Pese a que parece que la situación va mejorando entorno a Europa, aún nos queda ser cautelosos debido al estado de alerta que tenemos tanto en España como en Finlandia. Si bien Finlandia no fue de los primeros países en tomarse realmente en serio este virus, cierto es que fue de los primeros en cerrar escuelas, universidades, cerrar sus fronteras e incluso, aislar la región de Helsinki para contener lo máximo posible la expansión del virus.

Laponia

Para nuestros amigos que nos preguntan sobre la situación en Laponia comentarles que se encuentra en una fase bastante tranquila. Como ya os indicaba en el párrafo anterior Finlandia no fue el primer país en establecer distancia social, pero es cierto, que una vez lo hicieron allá por el 23 de marzo, cerraron tanto restaurantes, como escuelas y universidades. Todo excepto farmacias, supermercados y guarderías.

En definitiva, la situación en Laponia no se puede comparar a la de España. Además de no tener nada que ver en número total de población, los finlandeses no tienen la vida exterior y social que podamos tener los españoles. Más si cabe, en Laponia, en el Círculo Polar Ártico, dónde la extensión es muy grande para los poco más de 150mil habitantes que nos encontramos aquí. ¿Podemos salir?, sí, podemos ir al supermercado, a la farmacia, a dar una vuelta, hacer reuniones de amigos/familiares de menos de 10 personas e incluso pasear por las calles o bosques sin, eso sí, tener contacto directo con otras personas.  Digamos que, válgame la expresión, «somos 4 gatos» y, por tanto, la posibilidad de encontrarnos a alguien por el bosque o la ciudad se reduce considerablemente si, además, no contamos con el turismo habitual debido al cierre de fronteras y a la prohibición de este a nivel mundial.

Por ejemplo, aquí ya en Laponia y, poco a poco, alrededor del país podemos ver como los picaportes de los frigoríficos de los supermercados ya no se abren con la mano sino con el brazo. Os dejo un par de fotos para que os hagáis una idea.

Se habla de que, a partir del 1 de junio, como tarde, todo volverá un poco a la normalidad. Se reabrirán tanto las escuelas como los bares o restaurantes. También volverá a abrir el famoso Santa Claus Village, que permanece cerrado por las exigencias gubernamentales, para poder seguir visitando a Papá Noel y su preciosa oficina de correos. Aún así, Santa Claus no se olvida de nosotros y todos los días a las 13.00hr finlandesas, las 12.00hr españolas nos espera con sus elfos en su canal directo donde podremos conversar y chatear con él durante un ratito. Os dejo el link: https://santaclausoffice.com/santa-claus-live/

Esperemos que todo esto pase lo antes posible para poder volver a disfrutar de las maravillosas Auroras Boreales el próximo invierno.