Reservaahora tu viaje

Seleccionar página
Oveja Merina

Oveja Merina (foto:ElHogardelasLanas)

Antes de conocerse la ropa interior térmica sintética lo cotidiano era utilizar prendas de algodón, hilo y lana. Prendas mucho más económicas que las sintéticas que se venden hoy en la actualidad.

Cierto que hoy en día gracias a la tecnología podemos disfrutar de prendas sintéticas con unas propiedades térmicas excepcionales. Prendas con la capacidad de retener nuestro calor corporal que han evolucionado en los veinte últimos años de manera extraordinaria. Aunque algunas de estas prendas sintéticas combinan fibras naturales, la proporción de estas es mínima.

Las prestaciones de las prendas fabricadas con fibras sintéticas superan de largo las de las fibras naturales gracias a su menor peso, mayor retención térmica, evacuan el agua más rápidamente (secan antes) y cuando se mojan pierden menos sus propiedades térmicas que las fibras naturales. Pero en su contra esta su elevado precio, pueden provocar dermatitis y otras alergias cutáneas y se cargan de electricidad estática que ya de por si tiene efectos en la salud.

En la actualidad muy poca gente se acuerda de las fibras naturales para abrigarse y las pocas marcas conocidas que fabrican buenos productos 100% con fibras naturales también son caros. Así que esto puede sumergirnos en un dilema a la hora de abrigarnos de manera económica.

Calcetines de lana muy típicos en Finlandia

Calcetines de lana muy típicos en Finlandia (foto:VisitFinland)

NADA HAY MÁS CONFORTABLE QUE LAS FIBRAS NATURALES

Las fibras naturales superan a las fibras sintéticas en confort y la piel lo agradece. Las fibras naturales no provocan electricidad estática y no causan alergias (salvo raras excepciones). Personalmente, al contrario que con las fibras sintéticas, cuando me envuelvo con prendas de fibra natural me siento muy cómodo.

Manoplas Sami

Manoplas Sami (foto:Taitomaa.fi)

ABRIGARSE POR CAPAS DE MANERA ECONÓMICA

Abrigarse por capas es tan antiguo como los primeros habitantes de las zonas árticas, los cuales entendieron muy rápido este concepto.

El concepto de abrigarse por capas aunque bien conocido por alpinistas y gentes del Norte no se promocionó a nivel social hasta que, durante la década de 1990, una conocida marca le dio salida como algo novedoso simplemente para lanzar una nueva gama de sus productos.

Ahora me viene a la memoria cuando, en el año 1999, encontraron el cadáver del famoso alpinista Andrew Irvine, desaparecido en 1924 en el Everest, y este llevaba ocho capas de ropa. Evidentemente todas eran de fibra natural.

DONDE COMPRAR PRENDAS DE FIBRA NATURAL

Las mercerías son unos comercios donde es imposible ir con prisas y es el mejor lugar donde comprar buenas prendas de fibra natural con un buen asesoramiento. Recuerdo muy bien, en los años 70 y principios de los 80, acompañar a mi madre a la mercería para comprar camisetas, calzoncillos y calzones de algodón, así como calcetines de hilo y lana y productos de seda. En esos años estas tiendas abundaban y estaban muy integradas en los barrios.

*Aprovecho el post para postular a favor de la compra en establecimientos especializados con personas profesionales que conocen bien el producto que venden.

Planta de algodón

Planta de algodón (foto:Wikipedia)

COMO ORGANIZAR LAS CAPAS DE  FIBRA NATURAL

Este punto del post es orientativo pues depende del frío añadiremos más o menos prendas, pero siempre siguiendo las siguientes pautas.

Hay que tener en cuenta algunas cosas básicas:

  • dos jerseys finos abrigan más que uno de grueso.
  • hay que solapar bien las capas, sin dejar arrugas.
  • las prendas finas van debajo de las gruesas.
  • la ultima capa tiene que ser resistente al viento y la lluvia.

PIES: Para evitar posibles ampollas y hacer una buena capa térmica, primero un calcetín de hilo y después los de lana.

PIERNAS: calzones de algodón y/o pantalones de pijama de algodón lo más ajustados al cuerpo, pantalón de chándal o similar

CUERPO: camiseta delgada de manga larga de algodón, camiseta gruesa de manga larga de algodón, camisa de hilo, jersey fino de lana, jersey grueso de lana (si es necesario se añaden más camisas de hilo y jerseys finos de lana -de la talla adecuada – antes del jersey grueso)

CUELLO: pañuelo de hilo, bufanda de lana.

MANOS: guantes finos de lana, manoplas de lana

CABEZA: gorro de lana

PRENDAS DE SEDA: las buenas prendas de seda son caras pero su confort y efectividad es indiscutible, aunque no son prendas fáciles de encontrar y al alcance de todos los bolsillos

LA ULTIMA CAPA: Antaño se utilizaban prendas de algodón untadas con grasa animal. Hoy en día como algo económico tenemos las prendas de nylon, chaqueta y pantalón. Cierto que son sintéticas pero no van directamente a la piel. Son prendas que no transpiran nada pero son muy impermeables y por poco dinero tenemos una buena protección.

El mejor hilo: el de Escocia.

La mejor lana: la de Alpaca y luego la de Merino.

Alpaca

Alpaca (foto:Wikipedia)

Post relacionados:

Abrigarse bien en Laponia. Guía practica (1)

Las mujeres y el frío en los pies (y manos)